0
0
0
s2smodern

De manera oficial fue fundado en 1989, el 5 de mayo para ser precisos, ahí inició la vida de una organización política tan plural como el PRD que presenta sus propias peculiaridades. En 1919 se fundó el Partido Comunista Mexicano, organización política con una ideología centrada en el marxismo-leninismo. En 1981 los Comunistas Mexicanos por primera vez deciden tender puentes con otras organizaciones de izquierda, para constituirse como el Partido Socialista Unificado Mexicano (PSUM).

Pasaron solo 6 años de la constitución del PSUM para que en una misma organización política se aceptara a otros miembros de la izquierda, en 1987 el PSUM se transformaría en el Partido Mexicano Socialista (PMS). En 1988 Cuauhtémoc Cárdenas y los últimos militantes de izquierda que el Partido de la Revolución Mexicana (PRI) tendría en sus filas,  rompen con el oficialismo, que junto al PMS y otras organizaciones de centro-izquierda logran la gran alianza electoral llamada Frente Democrático Nacional. Tras el fraude electoral de 1988, todas las organizaciones políticas identificadas en el espectro de la izquierda se fusionaron al año siguiente entorno al Partido de la Revolución Democrática.

La historia de estos 28 años del PRD, como cualquier organización social está llena de altibajos. Nadie puede negar la contribución que el PRD ha hecho al país en estos años en su modernización, democratización y desarrollo. No se puede entender la existencia de los órganos electorales autónomos y ciudadanos sin la existencia del PRD. La existencia de Fiscalías, Contralorías, institutos como los recientes creados de Telecomunicaciones o de Competencia Económica.

Últimamente se habla de la crisis del PRD. Hay quienes desean su desaparición, quizás porque les incomoda el proceso de transformación que inició tras la salida de Andrés Manuel y la fundación de MORENA. Como mencioné, el PRD es único en el mundo, no hay muchas organizaciones que en sus filas converjan tantas ideologías, desde socialistas hasta nacionalistas, desde socialdemócratas hasta comunistas. La pluralidad que el PRD tiene es una virtud que no muchos pueden decir ello.

Desde su nacimiento hasta prácticamente el 2012, en el PRD dominaron las tendencias de izquierda del Siglo XX, los radicales que no dan cabida a posiciones plurales más que las propias. Un PRD de liderazgos fuertes y únicos. Las nuevas generaciones hemos incubado desde años atrás transitar de eso, y que hoy en el PRD domine una izquierda vanguardista y con miras a las nuevas visiones del Siglo XXI.

No es casualidad que tras la salida de AMLO, hoy el PRD se pronuncie abiertamente a favor de la interrupción legal del embarazo, la política alternativa de drogas, los derechos sobre la sexualidad plena y el matrimonio igualitario, impuestos al gran capital como el financiero, democracia plena en los sindicatos así como la transparencia en el uso de sus recursos, nuevos derechos para los usuarios de servicios de telecomunicaciones, así como nuevos derechos que fomenten la competencia económica. No es casualidad que hoy en el PRD hablemos sobre los retos globales de la democracia y que confrontemos las posiciones nacionalistas de la extrema derecha internacional.

A 28 años de fundado, los retos del PRD son no caer en el canto de las sirenas de la izquierda del Siglo XX, consolidarnos como la alternativa moderna y progresista que lamentablemente en Sonora está completamente ausente. Y es que aun cuando nuestros reglamentos ya nos señalan como el Partido Progresista de México, hoy aún hay liderazgos que se niegan a romper los viejos esquemas con los que nacieron. Es el miedo al cambio.

La denominada crisis del PRD no es electoral, ni institucional, es el resultado de la lucha ideológica que tenemos, debido al cambio evolutivo entre la vieja izquierda con la que nació este partido y la izquierda moderna por la que luchamos que sea nuestro nueva luz. Ahí está el gran reto a 28 años de fundado.

Mtro. Diego Alberto Aviles

Consejero Nacional del PRD

 

Twitter: @Diego_Aviles