0
0
0
s2smodern

El Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la Cámara de Diputados demandó la intervención del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales en este proceso de precampañas y campañas, al precisar que –como parte de la guerra sucia- se ha difundido información personal que únicamente poseen autoridades para afectar en este caso, al candidato de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya debido a su crecimiento en las preferencias electorales.

“Son datos personalísimos en poder de una autoridad que está obligada a mantenerlos en la secrecía en los términos de ley, y con esto hay –desde luego- toda la intencionalidad si no del gobierno en su totalidad, sí de sectores de los más conservadores, de los más molestos porque ven que el candidato de la coalición en la que está el PRD, está subiendo, y tratan de detenerlo a como dé lugar”, acusó Jesús Zambrano Grijalva, vicecoordinador de los legisladores perredistas.

“Hago un llamado a que se puedan retomar estas preocupaciones constructivamente (elevando el nivel del debate en las campañas); pero va a ser muy difícil que quienes tienen la propensión a la ‘guerra sucia’ a la descalificación, ya como una especie de comportamiento automático de ‘idiosincrasia personalísima’, modifiquen sus actitudes. Justamente son las estrategias que cada quien usa, y los errores que se cometen o te llevan a ganar o te llevan a perder”, alertó.

Al respecto, Zambrano ejemplificó con el caso del precandidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador quien se ha caracterizado por su intolerancia a la crítica y al debate: “Con descalificaciones claras de quien pensaba que iba solito ‘en caballo de hacienda’ rumbo a la Presidencia de la República; pero ve que esto no va a ser así, y muestra claramente su desesperación. Ahora, hasta su pleito con intelectuales como lo vimos con Jesús Silva Herzog Márquez y Enrique Krauze. Así empieza otra vez el ‘cállate chachalaca’ del 2006”.

“Ya revivió, ya hizo su aparición en esta versión de su pleito con libre-pensadores, la intolerancia presente; pero entonces digo: ¿Esto es el debate real, el debate verdadero que necesita la sociedad mexicana, el electorado para ir orientando su decisión de manera responsable rumbo al 1º de julio? Me parece que no, y ahí la autoridad electoral no puede ser omisa”, alertó.

Entrevistado antes del inicio de la sesión de este martes, el legislador federal consideró necesario que “la autoridad electoral busque un acuerdo con las direcciones de los partidos políticos, los representantes de los mismos ante el INE y con quienes queden como candidatos para que -mediante una especie de protocolo de comportamiento, de niveles de debate o algo por el estilo, sin sujetar de ninguna manera la libre expresión de cada quien- que haya reglas del juego y esto contribuya a tener un mejor contenido en la contienda”.

“Ya estamos a cinco días de que terminen las llamadas precampañas y esperaremos ya prácticamente mes y medio para el inicio de las campañas propiamente dichas”, recordó.

Planteó que “el debate político en México debe darse con una mayor altura y contenido, sobre propuestas, cómo mejorar la situación del país y cómo resolver los problemas, no con descalificaciones, no con las estrategias de ‘guerra sucia’ a las que no pocos están acostumbrados”.

En este sentido, el dirigente perredista indicó que ahora que el precandidato y próximamente candidato formal de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, está en ascenso, sus opositores ven un riesgo y empiezan a centrar sus ataques mediante información filtrada desde el gobierno: “Publican información falsa, por supuesto” y “debieran investigarse (las filtraciones) para evitar que sigan sucediendo”.

Aclaró que no se debe negar a un periodista investigador el derecho a allegarse de información y publicarla; el asunto en este caso es la responsabilidad real que viene de la autoridad que tiene esa información en su poder y que la filtra por dañar a otros o a cambio de algún recurso”.

 

Finalmente y a pregunta expresa, Jesús Zambrano se refirió a la necesidad de disminuir los costos de las elecciones que, para este año, llegarán a los 45 mil millones de pesos: “Somos de los primeros en decir sí que se bajen los montos de financiamiento, que se revisen los gastos corrientes de las autoridades electorales. Yo creo que hay que reducirlo. Cada proceso electoral no debe costar en esa magnitud a la sociedad, concretó.